Uso de los extranjerismos en la traducción

El mundo de hoy marcado por la globalización incita el establecimiento necesario del dialogo entre las culturas para que cada una de ellas se beneficie de un aprendizaje constante de todas las demás. El rol misional de aproximar las culturas para facilitar dicho aprendizaje y fomentar, por tanto, su enriquecimiento y, en particular, su enriquecimiento léxico recae en los traductores. Una de las dificultades con la que se encuentran los traductores a la hora de traducir es, entre un amplio abanico, el correcto tratamiento de extranjerismos. A la hora de traducir al español los textos en otros idiomas, nuestros traductores siguen las pautas señaladas por la RAE, la máxima autoridad de la lengua.


Uso de los extranjerismos en la traducción

Durante toda nuestra historia la interacción entre las poblaciones, naciones o culturas siempre ha tenido lugar en mayor o menor medida. Desde siempre la interacción ha sido vital para el desarrollo y progreso de la humanidad. El mundo de hoy marcado por la globalización incita el establecimiento necesario del dialogo entre las culturas para que cada una de ellas se beneficie de un aprendizaje constante de todas las demás. El rol misional de aproximar las culturas para facilitar dicho aprendizaje y fomentar, por tanto, su enriquecimiento y, en particular, su enriquecimiento léxico recae en los traductores. La interacción cultural se hace posible gracias a la interacción lingüística de la que son responsables los traductores, que se encargan de transmitir el mensaje de un idioma a otro. Una de las dificultades con la que se encuentran los traductores a la hora de traducir es, entre un amplio abanico, el correcto tratamiento de extranjerismos.

Un extranjerismo, según la Real Academia Española (RAE), es un «vocablo, acepción o giro nuevo en una lengua». Las voces extranjeras se utilizan para llenar un vacío semántico o para ofrecer una alternativa a los equivalentes españoles. Entre los préstamos necesarios para los que no existen los equivalentes españoles o son difíciles de encontrar podemos distinguir los extranjerismos adaptados o hispanizados, es decir, los vocablos con la grafía adaptada al idioma español, y los extranjerismos crudos, que mantienen su grafía y pronunciación. La mayoría de los préstamos innecesarios mantienen la escritura y pronunciación, aunque esta última a veces se adapta al ámbito coloquial.

A la hora de traducir al español los textos en otros idiomas, nuestros traductores siguen las pautas señaladas por la RAE, la máxima autoridad de la lengua. En primer lugar, cabe destacar uno de los artículos ofrecidos por la RAE, disponibles en línea y muy útiles para realizar la importantísima labor de traducción en caso de dudas para la correcta escritura de voces extranjeras: Tratamiento de los extranjerismos. Según dicho recurso electrónico, la incorporación de vocablos extranjeros no es rechazable, sin embargo, las palabras nuevas deberían aproximarse al máximo a los rasgos gráficos y morfológicos propios de español. Además de considerar en detalle los criterios generales para el tratamiento de los extranjerismos, el artículo ofrece pautas a seguir a la hora de escribir los préstamos. Conforme a la publicación, los extranjerismos crudos deben escribirse con algún tipo de resalte tipográfico (cursiva o comillas) o en letra redonda cuando el texto en el que aparecen está en cursiva para señalar su carácter ajeno a la ortografía española, ya que su pronunciación no se corresponde con su forma escrita, según las normas del idioma español. Las palabras adaptadas a través de la pronunciación, incluso si fuera con una sola tilde, o las que no plantean problema de adecuación gráfica o morfológica al español se consideran incorporadas al léxico español y se escriben en letra redonda. Con el fin de realizar la traducción al español con todo el rigor y ofrecer a nuestros clientes el producto final de traducción de alta calidad en estricta conformidad a la normas del idioma español, nuestros traductores siguen dichas reglas al pie de la letra.

En segundo lugar, en caso de dudas, se comprueba si la palabra es extensamente usada en el idioma español y aparece en el Diccionario de la Lengua Española (DLE) en el que se consulta su correcta escritura. En caso de que el extranjerismo no apareciera en el DLE, si fuera necesario, nuestros traductores buscarían el vocablo en el Diccionario Panhispánico de Dudas (DPD), que es precisamente el sitio idóneo para solucionar este tipo de dudas. Además de ofrecer la correcta escritura de la palabra, el DPD resuelve posibles dudas y da recomendaciones a la hora de utilizar dicho vocablo.

Consideramos los pasos descritos con anterioridad en un ejemplo concreto. El préstamo a consultar tiene origen francés: souvenir. Según el artículo sobre el tratamiento de los extranjerismos, los préstamos no adaptados gráfica y morfológicamente deberían escribirse en cursiva en los textos escritos en letra redonda y en letra redonda en los textos escritos en cursiva o entrecomillados en ambos tipos de textos. En segundo lugar, consultamos el DLE y encontramos la siguiente información:


souvenir

Voz fr.

m. Objeto que sirve como recuerdo de la visita a algún lugar determinado.


En principio, si la grafía aparece en el diccionario, podría ser utilizada en la traducción. Sin embargo, si investigamos la palabra más al fondo, lo que suelen hacer nuestros traductores en caso de dudas, encontraremos otra entrada en el DPD:


suvenir. Adaptación gráfica propuesta para la voz francesa souvenir, ‘objeto que sirve como recuerdo de la visita a un lugar’. Su plural es suvenires ( plural, 1g): «Los suvenires que los turistas compran en París» (Ramírez Alba [Nic. 1985]). Aunque se admite el uso del galicismo adaptado, se recomienda emplear en su lugar la voz española recuerdo: «En la planta baja se venden postales, libritos, algunos recuerdos kit[s]ch del lugar» (Agromayor España [Esp. 1987]).


Si usáramos la palabra «suvenir» en nuestra traducción, lo que se admite por la RAE, la escribiríamos en letra redonda, ya que es la grafía adaptada a las normas del idioma español. Sin embargo, descubrimos que la RAE permite, pero no recomienda el uso del vocablo adaptado, sino que ofrece emplear la voz española «recuerdo». En este ilustrativo ejemplo se observa perfectamente la interesante y difícil labor, además de minuciosa investigación que llevan a cabo nuestros traductores con el fin de transmitir en el idioma español el significado de un texto en idioma extranjero con la máxima conformidad a las reglas del idioma meta.

Con la aparición de tanta cantidad de nuevos vocablos, algunos de los traductores podrían cometer el error de utilizar ampliamente las nuevas incorporaciones. Sin embargo, según lo que hemos observado en el anterior ejemplo, dicha solución no siempre sería la acertada. De hecho, según la máxima autoridad en el idioma español, abierta a las nuevas incorporaciones, el uso del equivalente existente en español sería siempre más recomendable, en caso de que dicho equivalente existiera. A continuación consideremos el uso no recomendable en mayor o menor medida de algunos neologismos que se emplean extensamente hoy en día.


En traducción de textos económicos:

assistant (equivalente español: asistente)

business class (equivalente español: clase preferente)

consulting (equivalente español: consultora, consultoría)

holding (equivalente español: grupo, grupo de empresas)

mánager (equivalente español: director, gerente, etc.)

stand (equivalente español: pabellón, caseta, puesto)


En traducción humanística:


email (equivalente español: correo electrónico)

look (equivalente español: imagen, aspecto, etc.)

link (equivalente español: enlace)

parking (equivalente español: aparcamiento)

souvenir (equivalente español: recuerdo)


En traducción científico-técnica:


antidoping (equivalente español: antidopaje)

back-up (equivalente español: copia de seguridad)


En traducción audiovisual o traducción literaria:


abstract (equivalente español: extracto, resumen)

hall (equivalente español: vestíbulo, recibidor)

hobby (equivalente español: afición, pasatiempo)

online (equivalente español: en línea)

show (equivalente español: espectáculo, función, etc.)

soundtrack (equivalente español: banda sonora)


A pesar del carácter un tanto conservador de la máxima autoridad en lengua española, periódicamente la RAE introduce nuevos vocablos a sus diccionarios, dinamizando la tarea de los traductores, que han de estar al tanto de nuevas incorporaciones para ofrecer a sus clientes unas traducciones de calidad conforme a las actualizadas normas del idioma meta. Los nuevos vocablos y, en particular, los extranjerismos cumplen un papel muy importante, el de llenar el vacío formado en el idioma español, así, su rápida incorporación es necesaria para los traductores. Por lo tanto, nuestros especialistas de Concord TraductorEs están siempre alertas y siguen muy de cerca la aparición de dichos cambios e incorporaciones.


Compartir
ÚLTIMAS ENTRADAS

Herramientas para la traducción

Durante el proceso de traducir, el traductor se sirve de varias herramientas para agilizar y precisar su trabajo. Hoy en día un amplio abanico de recursos para ayudar a traducir están disponibles en línea y para descargar. La herramienta imprescindible es, por supuesto, un buen diccionario. En el artículo mencionamos varios de estos que podrían ser de gran ayuda al profesional de traducción. Además, es imprescindible servirse de los recursos monolingües de autoridad para redactar el texto de forma precisa. Con el fin de agilizar el proceso de traducción se utilizan memorias de traducción, recursos electrónicos que permiten editar, revisar, gestionar los proyectos, así como acelerar la traducción, ofreciendo al traductor opciones para la traducción, basadas en sus propios trabajos.

Claves de la traducción científica

Analizaremos las claves de la traducción científica del inglés al español mediante ejemplos de las características del lenguaje escrito en inglés, que son, principalmente, el uso de la voz pasiva, el uso de verbos modales, la diferente traducción del gerundio, el gran número de sustantivos compuestos, la traducción de cifras, el uso de conectores, los adjetivos clave, los anglicismos adaptados al español, las siglas y los acrónimos, y las repeticiones. Señalaremos, también, algunas de las fuentes terminológicas más interesantes para la traducción científica.

Fidelidad en la traducción

En este artículo vamos a considerar algunas de las teorías clave sobre la fidelidad en la traducción. Vamos a recordar las opiniones de los teóricos más ilustres en dicha cuestión y organizarlas cronológicamente para poder observar cómo ha evolucionado el pensamiento científico acerca del tema. En el primer bloque hablaremos sobre los teóricos que estaban a favor de la traducción fiel, como la entendían antiguamente, en el segundo bloque hablaremos sobre las teorías a favor de la traducción infiel. El último bloque ilustrará un gran cambio del entendimiento del concepto.